poemas de amor Crazzy Writer's notebook: Escapada Invernal

14/11/14

Escapada Invernal

Sin casi pensarlo mandó el mensaje con aquella extravagante y furtiva idea que se le había pasado por la cabeza. Ni siquiera le dio el tiempo suficiente para terminar de asentar aquel cúmulo nebuloso con el que trataría de sorprenderla. El mensaje de regreso mantenía ese tono de sorpresa e incredulidad, parecía que la curiosidad felina asomaba ante aquel escueto esbozo de plan.
Antes de cumplir los veinte minutos de plazo, el coche se paraba frente a la parada de autobús donde ella aguardaba con cierta impaciencia.
-¿A dónde vamos a ir?-. Preguntó ofreciendo sus labios para recibir el beso de bienvenida.
-Ah, sorpresa-. Susurró tras depositar varios besos cortos sobre aquella blanda superficie. Y sin tardar mucho más puso de nuevo en marcha el vehículo ignorando las quejas de su pasajera.

La noche ya pesaba sobre toda aquella región a pesar de que los relojes todavía no marcaban ni las nueve de la noche. Poco a poco, y sorteando el tráfico, fueron abandonando las estrechas calles de la urbe para adentrarse en las anchas vías de uno de los polígonos industriales más importantes. A penas se veía coche alguno vagar por aquel lugar donde las industrias y las naves campaban ordenadamente en calles completamente ortogonales. Ella miraba y preguntaba tratando de sonsacar alguna información.
-Hay luna llena-. Dijo mirando a través de la luna mientras esperaba que aquel semáforo le dejara vía libre. –Sería bonito verlo desde el mirador…-. Dejó la frase en suspenso al quedar bañado por la luz verde.
-¡¿Pretendes llevarme al cerro?!-. La chica lo miraba ojiplática, sobretodo porque en aquel lugar siempre solía haber varios coches cuyos ardientes interiores habían tintado los cristales para ocultar a sus ocupantes de la fría noche. Aquella reacción no hizo más que ensancharle aquella sonrisa que lo había tomado un rato antes.
-Frio, frio-. Respondió con aquel tono juguetón que tanto la atraía. –Pero antes de seguir, ¿te apetece coger algo de cena?-. Aquel cambio tan súbito en la conversación logró descolocarla, aunque lo cierto era que ella tampoco había cenado, asique asintió con cierta energía. –Vamos al Mc auto-. Espetó de pronto acompañando la frase con un cambio de dirección completamente inesperado.
Circulaban despacio, él seguía los paneles que había situados en las esquinas de las calles del polígono. Sin duda estaba más perdido que un pulpo fuera del agua, aunque trataba de disimularlo para evitar alguna burla traviesa de su acompañante. Y a punto de admitirlo estaba cuando aquel edificio adornado con una gran “M” apareció a su lado.
Después de recoger aquel pedido, lo dejaron a buen recaudo en el salpicadero del coche cuya tecnología más puntera consistía en un cuenta revoluciones, aquel coche tenía más años que el propio conductor pero aquello no era sino un aliciente para conducir aquel coche hasta el fin del mundo, sentía admiración por cada tuerca y no escondía lo orgulloso que se sentía de él.
Aquel viaje prosiguió a buena marcha por la autovía, alejándose cada vez más de aquella tediosa ciudad en la que ambos vivían resignados a no poder abandonarla, sin importar el motivo que los condujese, ese era uno de los puntos que compartían.
-¿Pero a dónde vamos?-. Volvió a preguntar con cierta sorpresa.
-Solo disfruta-. Dejó como única respuesta, mientras seguía sin apartar la vista de aquella carretera. Entonces ella reparó en uno de los enormes panelones que se aproximaba a una velocidad suficiente como para leer lo que ponía. -¡¿¿Soria??!-. El miedo, y la sorpresa se habían apoderado de su voz, no daba crédito. ¿Realmente había decidido hacer semejante locura?
-Noooo, si eso está a tomar por saco…-. Dijo con una pequeña carcajada. – No te lo voy a decir, solo espero que no te aburras demasiado. El tramo de autovía que coincidía con el trazado que había dibujado en su mente llegaba a su fin, por lo que indicándolo con la intermitencia, de carenciado y sonido tan peculiar comenzó la andadura a través de aquel entramado de sinuosas carreteras entre pinares.
Atravesaron el primer pueblo a buena velocidad, una vez terminado todo aquel conjunto de casas construidas en uno de los meandros del castellano rio Duero, la oscuridad y la soledad volvían a abrazarlos con aquellos gélidos brazos. Comenzaban la ascensión de una de las pendientes más famosas por aquellos lugares. Los halos blancos iluminaban la carretera que tras la subida se habría ante su mirada. Incluso las luces de largo alcance no llegaban a iluminar todo el perímetro que los rodeaba, pero aquello no hacía más que instar más y más a seguir con aquel viaje. El tacómetro bañado en aquel espectral haz verde daba toda la información imprescindible y entre aquella escueta información tan solo dos pequeños relojes mantenían la plena atención del conductor, el cuentakilómetros y el indicador de la gasolina, mientras que la pasajera miraba extasiada por la ventana.
Después de un largo recorrido por aquella carretera estrecha rodeada de pinos que daban una atmosfera típica de película de terror barata, alcanzaron el segundo pueblo donde tras dar un pequeño paseo rápido se detuvieron para bajar al merendero a comer aquellas hamburguesas que habían comprado.
Al poco de bajar, el viento frio empezó a recorrer todo el merendero haciendo que ella empezase a estremecerse.
-Vaya, creo que esto no lo tenía previsto, tal vez debí haberte avisado de que cogieses algo más fuerte de abrigo-. Comentó mientras se lamentaba por aquel patinazo, ya que aquel fallo meteorológico les impediría contemplar la noche tranquilamente como él había planeado. Con el fin de solventarlo presto su cazadora a la chica que trataba de restarle importancia al tema. Terminada aquella rápida cena, subieron, pues todavía tenía una sorpresa más. En lo alto del pueblo había un bar donde a lo largo de los veranos él solía pasar varias tardes a la semana poniendo al día sus asuntos en la red de redes.
 Una agradable conversación entre risas y besos robados, de un lado como del otro, hizo que las manecillas del reloj corriesen más de lo debido, y tras apurar sus bebidas y una pequeña parada, prosiguieron el camino hacia su desconocido destino.
-Derecha o izquierda-. Preguntó de pronto sorprendiendo a la pasajera, la cual respondió por impulso rápido que fuese hacia la derecha. Aquella carretera estaba en mejores condiciones que la otra, además tampoco le inspiraba demasiada confianza, y al tener ambas el factor que más deseaba el conductor que era circular a través del pinar, respetó la elección de su compañera de viaje. Varios kilómetros más tarde y tras rebasar otro pueblo llegaron al destino. El santo lugar de la Virgen del Henar, lugar donde todos los veranos, desde que él tenía memoria, pasaba una tarde con su familia.
El viaje de regreso atravesó los mismos parajes que en la ida. Ella parecía disfrutar con cada metro que recorrían bajo aquel ronco sonido del motor carburado. El viaje se hizo demasiado corto en opinión de ambos ya que antes de darse cuenta él estaba recorriendo hábilmente la calle, marcha atrás, para dejarla junto a su portal. El beso de despedida, casto, fue el colofón final a aquella peripecia que fugazmente había soñado y que al parecer había sorprendido y gustado a su pasajera. Aunque antes de llegar a casa debería recargar el combustible gastado durante el trayecto. Y aquello sería duro ya que a esa hora pocas gasolineras estaban abiertas, pero… aquello es otra historia.  

17 comentarios:

  1. Una historia muy interesante

    ResponderEliminar
  2. Digamos que ya me he leido mas de una historia, y esta me ha cautivado

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, muchas gracias. Resulta muy alentador, tanto el que me hayas leído anteriormente [supondremos que aquí o en otras plataformas] como el hecho de conseguir llegarte de alguna manera. Que es lo que más te ha atrapado del relato, porque confluyen varios ríos en este mar.

      Eliminar
    2. Parece tan real, que dudo que sea ficcion, pero solo un loco pondria una historia de verdad, en cambio si fuera de verdad, seria una de las cosas mas romanticas que se puede hacer( en mi opinion) y eso significa que te gusta esa chica de verdad.

      Eliminar
  3. Una pregunta filosofía. Un recuerdo que cuentas, es ficcion o realidad quizás. Mas a tu pregunta no te voy a contestar pues lo dejo a merced de tu creatividad. Sin embargo hay otros relatos que te podrian ayudar, ber, seria un buen lugar para comenzar, y tu parecer cuando gustes me darás

    ResponderEliminar
  4. En ningun momento he hecho prwguntas, solo comentaba

    ResponderEliminar
  5. Cierto, pero muy rotundo entonces. Y aunque no lo hayas manifestado seguro que te lo has preguntado, aunque sea a ti misma, sera real, no lo sera, estara loco, o no. Siempre nos estamos preguntando cosas, sino el mundo es muy muy aburrido

    ResponderEliminar
  6. A veces ser aburrido puede ser divertido, sobre todo por que puede Sorprender de manera sognificativa

    ResponderEliminar
  7. Algo me dice que la mayuscula no ha sido casualidad. Por la.sorpresa de hablar con alguien siniestro y misterioso

    ResponderEliminar
  8. Lo que pasa es que ser aburrido no es sinonimo de no saber divertirse, lo que pasa de otra manera

    ResponderEliminar
  9. Esto toma derroteros mas y mas resbaladizos. Tengo la extraña percepcion de un psicoanalisis. Es extraño. Misterioso. Tetrico. No crees? Ademas de arriesgado pues basas tus hipotesis en un relato o varios, donde nada es lo que parece ni parece lo que es. Plata? No. Platano... Quizas. Las penumbras son peligrosas. Pero los misterios me pirrian.

    ResponderEliminar
  10. A mi me encanta poner los misterios, sobre todo porque me hace gracia las conclusiones a las que se puede llegar, tienes razon sobre los relatos, pero me baso sobre todo en este relato.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien, acepto tus misterios. La cosa reside en la existencia de un "x" en este relato que ha captado tu atencion, y te hace dar por supuesto que he reflejado en el mas cosas de mi que en el resto de los relatos. Dicen que el diablo habita en los detalles, y este debe ser lo suficientemente sutil para que una chica lo haya percibido, y a mi se me haya camuflado. (si, estoy convencido al 93% de que eres de genero femenino, el otro 7% es mi margen de diversion).

      Eliminar
  11. Jaja, se podria decir que has acertado, es fácil, si yo me inventara una escapada seria mas romantico de lo que es, por lo que me lleva a pensar que es verdad

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sigue pareciendo un argumento poco solido, quizás buscaba aparentar realidad siendo completamente ficción, quizás traté de generar esa ilusión dando suaves trazos de alguna realidad. O pasases algún pequeño detalle inadvertido, yo también gusto de estos caminos tan... enigmáticos. Pero que más relatos has leído...

      Eliminar
  12. Los cuentos de dormir, the girld

    ResponderEliminar
  13. Oh, vaya te has leido the girl entera y los cuentos para dormir. Ya me diras que opinas de todos ellos. No obstante, estoy seguro de que seguramente has pasado sutiles cosas, porque al igual que a ti, misterioso, tambien me gusta vagar por los enigmaticos senderos de los acertijos. (siento haber tardado tanto, pense que se habia enviado el comentario, mis disculpas)

    ResponderEliminar